El pasado 4 de febrero contamos con la presencia en nuestra aula de David y Manuel dos miembros de la asociación Asaenec (Asociación de Allegados y Personas con Enfermedad Mental de Córdoba). Asaenec es una entidad sin ánimo de lucro, formada por familiares, allegados y personas con enfermedad mental, que buscan mejorar la calidad y esperanza de vida de estas personas y de sus familiares, defender y promover sus derechos y libertades.

Informar, orientar en aspectos sociales, laborales, psicológicos y legales, fomentar el contacto y las relaciones de ayuda mutua entre allegados, contribuir al “respiro familiar”organizando actividades de ocio y talleres para los afectados, y sensibilizar a la sociedad luchando contra el estigma que este tipo de enfermedad ocasiona a la persona que la padece son algunos de los objetivos de esta asociación ubicada en la calle Isla Tabarca número 7.

David fue el encargado de acercarnos más al concepto de enfermedad mental, definiéndolo como una alteración que afecta los procesos psicológicos básicos (como es la emoción, la motivación, cognición…) y que dificulta a la persona su adaptación al entorno. Sus causas son múltiples; alteraciones química en el cerebro, predisposición genética, factores ambientales, culturales, consumo de drogas y en algunos casos factores desconocidos. Con ayuda de una dinámica  conocimos las tipologías más frecuentes, como son la esquizofrenia, el trastorno bipolar, la depresión, el trastorno límite de la personalidad, trastorno de ansiedad generalizada, el obsesivo compulsivo, la fobia social, entre otras.

Para adentrarnos en el problema de la estigmatización contamos con el testimonio de primera mano de Manuel, el cual compartió con nosotros su arduo camino hasta conseguir un diagnostico adecuado y como su vida se ha visto marcada por el acoso escolar y el rechazo social. A día de hoy es un miembro en activo de Asaenec, que colabora tanto en las charlas de sensibilización como en diversos talleres. Continuamos la visita remontando a los inicios de la creación de los estigmas, haciendo un repaso de las técnicas utilizadas antiguamente en psiquiatría como podían ser la lobotomía (extirpar parte del cerebro) el electroshock, radiaciones y la reclusiones en manicomios, prácticas tan deleznables que fueron las causantes de que estas enfermedades se convirtieran en tema tabú para todos y en especial para las personas que las padecen.

Finalizamos hablando de los mitos, y prejuicios que todos tenemos a cerca de ellas, y de cómo los medios de comunicación en muchos casos los afianzan. Nos resulta una problemática ajena, sin reparar en el dato de que 1 de cada 4 personas sufriremos a lo largo de nuestra vida algún tipo de trastorno mental.

Manuel y David cumplieron sus objetivos; su visita nos sirvió para conocer otro ámbito en el que podremos intervenir como futuros integradores sociales, ampliar nuestro conocimiento de los trastornos, y sobre todo cambiar nuestra concepción de las personas que los padecen. Un claro ejemplo de esto es la sorpresa que a algunos nos provocó la historia de Manuel, ya que desde el principio dimos por hecho que era monitor de la asociación y no un miembro afectado.

Está en manos de todos evitar las etiquetas y tratar el tema de manera natural, no equiparando a la persona con su enfermedad ya que gran parte de los casos son recuperables y otros en caso de no serlo, con ayuda de medicación y terapia garantizan una vida normalizada.

Os dejo la reflexión que nos plantearon como despedida para que todos hagamos examen de conciencia:

Si a un amigo le detectaran diabetes, ¿Cambiaría nuestra actitud con él? ¿Y si en vez de diabetes fuese esquizofrenia?

Nieves Soldado López
(Alumna del CFGS Integración Social)

Leave a Reply